Saturday, June 19, 2010

La Soledad

La Soledad.


Hace algunos años -bueno, muchos para ser más exacto - era raro quien tenia teléfono en casa. Era un evento poner un teléfono en la casa. Solo en las oficinas se tenían estos aparatos o en las casas de las personas acaudaladas.
Con el paso de los años se comenzaron a poner los de moda los videos. Los VHS y BetaMax eran novedad. Pero de nuevo solo las personas acaudaladas los tenían en casa. En aquellos tiempos un huevo costaba siete centavos. Un aparato de esos costaba siete mil lempiras.
Después de eso las comunicaciones han avanzado vertiginosamente.
Ahora con los celulares e Internet, podemos estar comunicados las 24 horas del día. Los países cada día tienen más y más habitantes. Sin embargo podemos sentir soledad.
En estos tiempos de rápidas comunicaciones la soledad aumenta día con día.
A pesar de tantos adelantos en la comunicaciones tenemos problemas de soledad. Desde los más pequeños hasta los más viejos.
La soledad puede venir por diversas razones: vivir fuera de casa, trabajo distante, etc.
Pero aún los matrimonios pueden sentir soledad. Aún durmiendo en la misma cama, pueden sentirse solos.
Podemos sentirnos solos, cuando creemos o efectivamente nadie nos comprende.
Podemos sentirnos solos, cuando somos despreciados por nuestras creencias.
Podemos sentirnos solos, cuando nuestros conyugue no nos entiende.
Podemos sentirnos solos, cuando los compañeros de trabajo nos desprecian por ser "diferentes".
Podemos sentirnos solos, en la Iglesia por sostener los hitos antiguos ante tanto "modernismo".
Podemos sentirnos solos, en la iglesia por tantas y tantas reuniones haciendo el bien en sábado. Y termina resultando que el día en que la familia está junta es el domingo. ¿Extraño? Pero es una realidad.
Podemos sentirnos solos, aunque tengamos una casa grade.
Podemos sentirnos solos, aunque tengamos el mejor trabajo, la mejor casa, las mejores cosas que el dinero puede comprar.

El problema es que la compañía no se puede comprar como se compra un artículo en una tienda.
Fuimos creados para estar acompañados. Adán mismo llegó a sentirse solo. Por eso el Señor le dio ayuda idónea.
Pero Eva dejó solo a Adán y el resto es historia.
Hoy puede estar ocurriendo lo mismo. Cuando uno de los conyugues deja por mucho tiempo solo al otro, puede venir la astuta serpiente y repetir la historia de Eva.
Cuando uno de los cónyuges niega al otro su deber conyugal, abre la puerta al enemigo:
(1Co 7:3) "El marido pague á la mujer la debida benevolencia; y asimismo la mujer al marido."
(1Co 7:5) "No os defraudéis el uno al otro, á no ser por algún tiempo de mutuo consentimiento, para ocuparos en la oración: y volved á juntaros en uno, porque no os tiente Satanás á causa de vuestra incontinencia."

Si unos de los dos niega al otro su derecho...el derecho del otro es violentado. Si la negación conyugal se usa como castigo, como medio de manipulación para arrancar decisiones que de otra manera no se podrían "sacar", con el tiempo la relación se enfriará hasta el punto de que los conyugues solo serán compañeros de cuarto.
Pero mi hermano o amigo:
Aunque tu te sientas solo en este mundo.Aunque tu sientas que nadie te entiende.

Salmos 27:10 Aunque mi padre y mi madre me dejaran, Jehová con todo me recogerá.
Isa 41:10: No temas, que yo soy contigo; no desmayes, que yo soy tu Dios que te esfuerzo: siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia.

Mi querido (a): El Señor nunca te dejará. Podemos apartarnos de Él, pero Él nunca se separará de nosotros.
Aunque te parezca que todos en el mundo no te aprecian, que nadie te entiende o que nadie te ama, hay Uno que si lo hace.

Jesús te ama tanto que murió, para que tú tengas vida. Te ama tanto que un día dejó todo lo que tenía, para hacerse uno con nosotros. Jesús te entiende perfectamente porque Él es humano como nosotros. Arrastró nuestras penas, pesares. Él sabe lo que es ser despreciado de los hombres.
(Isa 53:3) "Despreciado y desechado entre los hombres, varón de dolores, experimentado en quebranto: y como que escondimos de él el rostro, fué menospreciado, y no lo estimamos."
Jesús sabe lo que es ser traicionado por sus amigos.
Jesús sabe lo que es ser traicionado por sus criaturas.
Jesús sabe lo que es la burla de los lideres religiosos y no religiosos.
Jesús sabe lo que pesa el pecado.
Jesús sabe lo que es ser separado del Padre. Por lo podemos ver exclamando:"Eli, Eli, ¿lama sabachtani? Esto es: Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?"
(Mat 27:46).

Así que mi hermano si crees que tu situación es desesperada recuerda:
(Heb 4:14) Teniendo, pues, un gran sumo sacerdote que trascendió los cielos, Jesús, el Hijo de Dios, retengamos nuestra fe.
(Heb 4:15) Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras flaquezas, sino uno que ha sido tentado en todo como nosotros , pero sin pecado.
(Heb 4:16) Por tanto, acerquémonos con confianza al trono de la gracia para que recibamos misericordia, y hallemos gracia para la ayuda oportuna.

Hermano...confía  y cae rendido a los pies y brazos de Jesús.

Como siempre te dejo con mi texto favorito:

Mat 11:28 Venid á mí todos los que estáis trabajados y cargados, que yo os haré descansar.
Mat 11:29 Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas.
Mat 11:30 Porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga.

Dios te bendiga siempre.